El misterio de los Moai, las estatuas gigantes en la Isla de Pascua 

gigantes en la Isla de Pascua

El misterio de los Moai, las estatuas gigantes en la Isla de Pascua 

Esta es otra historia en la que el misterio se impone a los hechos. La Isla de Pascua es una pequeña isla situada frente a la costa de la Polinesia, en el sur del Océano Pacífico, que tiene un ambiente muy tranquilo si se ignoran las enormes esculturas (de una altura media de 04 metros) con forma de rostros humanos. 

 

El misterio que rodea a la isla proviene de estas reliquias. ¿Quién lo hizo, cómo lo hizo y cómo llevó las rocas a los distintos lugares? Es un misterio. Más aún si se tiene en cuenta que tales hazañas no eran posibles debido a la tecnología de la época.

 

Y aquí es donde intervienen los teóricos de la vida extraterrestre. Creen que seres de otros mundos esculpieron las formas de estas piedras. Por si el misterio no fuera suficiente, los descubridores de la isla destruyeron parte de su colección histórica tras su llegada a la región. 

 

Para tratar de recrear lo que pudo ocurrir en aquella época, algunos investigadores crearon réplicas de las estatuas (con las mismas dimensiones y peso) a principios de la década de 1980 e intentaron moverlas utilizando únicamente las herramientas que podían estar disponibles al momento de su construcción. 

 

Como resultado, llegaron a la conclusión de que este trabajo era prácticamente imposible de realizar.

Muchas de las estatuas estaban enterradas (debido al tiempo transcurrido desde su construcción y al accionar de las fuerzas geológicas) y tuvieron que ser excavadas para poder analizar y exponer todas sus dimensiones. 

 

Los científicos excavaron alrededor de algunas de ellas en 2011 y descubrieron que las enormes cabezas de piedra tenían torsos enterrados a gran profundidad.

 

La Isla de Pascua recibió su nombre después de que el explorador holandés Jacob Roggeveen cruzara el Pacífico desde Chile en 1722 y desembarcara en la isla el Domingo de Pascua tras un viaje de diecisiete días, hecho que le concedió el nombre.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Go up