5 aterradores instrumentos médicos que te harán estremecer

instrumentos médicos

5 aterradores instrumentos médicos que te harán estremecer

Se dice que hay que ir al médico regularmente para mantener una buena salud. Pero cuando se trata de la historia de la medicina y de los aterradores instrumentos que solían utilizarse cientos de años atrás, parece que ese refrán había que considerarlo dos veces.  Desde horripilantes herramientas quirúrgicas hasta extraños dispositivos utilizados para el diagnóstico, estos cinco aterradores instrumentos médicos te pondrán la piel de gallina. 

Índice()

    1. El trépano

    Este instrumento se utilizaba para perforar el cráneo de los pacientes. En los siglos XVIII y XIX, este procedimiento constituía un tratamiento popular para las enfermedades mentales. Los médicos lo utilizaban para "ventilar" el cráneo, lo que creían que aliviaría la presión sobre el cerebro y mejoraría el estado de sus pacientes.

    2. La lanceta

     

    Este instrumento afilado y puntiagudo se utilizaba para la sangría, una práctica médica habitual hasta el siglo XIX, que consistía en la extracción de sangre para tratar diferentes afecciones. Se pensaba que la sangría equilibraba los cuatro humores del cuerpo: sangre, flema, bilis negra y bilis amarilla. La medicina de aquella época consideraba que el desequilibrio de estos humores podía causar enfermedades.

    3. El cuchillo de la lengua partida

    Una práctica médica común en la antigüedad consistía en separar la lengua y los labios de una persona que padecía una enfermedad crónica o epilepsia. Los registros muestran que los médicos utilizaban un instrumento puntiagudo llamado cuchillo lingual para abrir la boca del paciente y cortarle la lengua. Sorprendentemente, los pacientes solían sobrevivir a este espantoso procedimiento. De hecho, ¡algunos vivieron lo suficiente como para verse totalmente recuperados!

    4. El espéculo

    Se trata de una herramienta que los ginecólogos utilizan hoy en día para examinar los órganos sexuales, pero sus orígenes son bastante espantosos. El espéculo fue utilizado por primera vez por los antiguos romanos para torturar a las mujeres sospechosas de adulterio. ¡Ouch!

    5. La jeringa de enema

     

    Este instrumento  tenía una boquilla larga y curvada que se introducía en el ano del paciente para inyectar líquidos en el recto y el colon. Se pensaba que los enemas limpiaban los intestinos y aliviaban el estreñimiento. También se utilizaban como tratamiento para la enfermedad de la histeria, caracterizada por los cambios bruscos de ánimo y la inestabilidad emocional.

     

    Leave a Reply

    Your email address will not be published.

    Go up